VIDENCIA

videncia-economica-psiquicos-profesionales>
Feng Shui Numerologia Bagua Arcanos Mayores Espiritus Animales Celestiales
Viaje Astral Alma Ectoplasma Triangulo Bermudas Triagramas Iching Lineas de Nazca
 
inicio
horoscopo
tarot
videncia
tarotistas
dias magicos
rituales
suenos
atlantida
dioses egipcios
mayas
velas
tirada de cartas
tirada runas
i ching
reiki
tarot de verdad
magia
rituales magicos
 
carta astral anual
 
predicciones mensuales horoscopo
 
carta astral natal
 

LA VIDENCIA

tarot y videncia

tarotyvidentes Desde el principio de los tiempos y en absolutamente todas las culturas han existido las brujas, los adivinos, los chamanes, las pitonisas y los profetas. Todos ellos, y aún con cualquier otro apodo que se los quiera nombrar, poseían entre otras virtudes, el don de conocer sucesos presentes y pasados, sin haberlos presenciado, ni tenido de ellos advertencia alguna; y acontecimientos futuros imposibles de deducir con la lógica humana.


Estos hombres y mujeres sabios en su pueblo, ayudaban a la comunidad en la que vivían como acto solidario, y aceptaban a cambio, como agradecimiento, comida, leche o dinero. Ellos conocían como a las palmas de sus manos la medicina tradicional, las plantas, las setas curativas y venenosas; por lo que eran buscados en forma automática cuando alguien se hallaba enfermo.


Desde los años de la Inquisición, en dónde la despiadada persecución no logró ni desaparecerlos, ni amedrentarlos, y todavía hasta hoy, en prácticamente todas las tribus indígenas de África, Brasil, Kenia, Amazonia, etc.; éstos personajes provistos de extraordinarias capacidades psíquicas para percibir informaciones, han sido y continúan siendo, un inquietante fenómeno para psíquico de difícil comprensión general.
 
Ahora bien, muy alejados de desiertos, selvas y paisajes encantados, donde los chamanes ejercen sus poderes e influencias; en el Occidente nuestro, los laboratorios parapsicológicos llevan centenares de años intentando estudiar en forma metodológica estas capacidades de la mente humana. Aunque para los ojos de la sociedad, esta gente dotada con especiales cualidades que bien podría haberlas adquirido por herencia o por iniciación a alguna religión o espiritualidad; siga deslumbrándonos con sus hechizos; y aunque para otros sea la dramatización de la perfecta venta de ilusiones, y para otros, "el yo no creo en las brujas, pero que las hay, las hay"; para una enorme mayoría, es la mano tendida que nos aproxima a Dios.
 
Como también es cierto que hoy en día, en las más grandes ciudades y capitales del mundo, las celebridades más importantes de todas las áreas, descienden de sus majestuosos carruajes y pagan fortunas para que videntes los adviertan del futuro y les aconsejen en el accionar económico de sus exitosas empresas. Excelentísimos que además ni se ruborizan cuando deben encontrar a sus brujos en el medio del campo, la montaña o el desierto. Cada quién, con su maestro, guía espiritual, profesional o gurú, pero todos con un mismo deseo, que de no haber sido satisfecho, ya hubiera dejado de existir.

Y no azarosamente, cada vez son menos los investigadores científicos y los que no siéndolo y poniendo en tela de juicio casi todo, ya no caigan en tanto reparo a la hora de debatir sobre la existencia de mecanismos inconscientes que por razones aún poco justificadas, permitan el fenómeno de la videncia. ¿Y a nosotros aún nos queda alguna duda?

Todos estamos potencialmente aptos para ser videntes, ocurre que la mayoría vivimos sumergidos y enfocados en la reacción que tenemos para con las situaciones y las cosas, desde el hemisferio cerebral izquierdo; es el lógico y realista maquinista de nuestro accionar, nos tironea para que no disfrutemos de la creatividad, percepción y magia, del hemisferio cerebral derecho.

Este es el dueño y señor de los estados "psi", de conciencia alterada y comprobada científicamente por la electroencefalografía en la modalidad de las ondas cerebrales; de los estados de ensueño, en donde podemos tener recuerdos de otras vidas o reprogramar nuestro subconsciente para una mayor evolución; y estados perceptivos en vigilia en donde se producen las videncias y otros dones especiales.

Sin ir muy lejos e intentando acercarte a la realidad concreta de muchísimas veces en tu vida, estoy segura que te habrá sucedido sentirte preocupada y sin saber ni porqué, y que después algo ocurriera y que finalmente, ese algo terminara justificando dicha preocupación; o quizás pensar en alguien y que casualmente minutos más tarde te lo cruzaras en la calle o viniera a visitarte; o cuando una amiga te dice: "mira que esa persona me da mala impresión", es decir, cuando no teniendo motivo alguno para dudar de su honestidad, la sospecha se cristaliza después en un desengaño y refunfuñamos y tildamos a nuestra amiga de bruja; o cuando sentimos que una determinada persona es mufa y estando cerca de ella, porque a veces sucede que se trata de personas muy queridas, a las que frecuentamos seguidamente y no deseamos evitar, pero, las cosas igualmente terminan saliendo mal; o quizás cuando alguien te aconseja que prendas algunos sahumerios para sacar las energías negativas de un ambiente, y después de hacerlo las cosas empiezan a tomar otro rumbo.

Estos y un sinfín de hechos que podríamos enumerar y que estando tan arraigados a nosotros ya ni nos llaman la atención, son los que podemos vivenciar con el hemisferio cerebral derecho. Sí, ese mismo que utilizan los expertos de las mancias y la adivinación cada vez que asisten a la consulta, o cuando sin proponérselo mediante la voluntad le suceden presagios que a veces ni siquiera ellos mismos comprenden.

Carl Jung, reconocidísimo discípulo de Freud, realizó aportes sin dudas valiosísimos cuando hablo de un inconsciente colectivo que nos conecta a todos por el simple hecho de compartir este universo, en donde queramos o no, hemos recibido la información de toda la humanidad a través de las variables culturales. Desde este lugar colectivo e inconsciente de encuentro es de donde surgen los fenómenos paranormales.

Mediante el Principio de Sin cronicidad, el maestro de Psiquiatría y Psicología suizo, intentó dar cuenta de una forma de conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que se enlazan de forma casual; o sea que no presentan una ligazón causal, lineal, que responda a la tradicional lógica de causa y efecto. La manera en que dichos fenómenos se vincularían sería a través de su significado. Un típico ejemplo de sin cronicidad sucede cuando podemos constatar que una imagen mental nuestra, absolutamente subjetiva, es reflejada sin explicación causal, por un evento exterior a nosotros mismos.

Esto es, soñar y que suceda. Según los términos del mismo Jung, es la concordancia en el nivel del significado de una imagen mental con un fenómeno material que se dan simultáneamente. O en forma más simple, es la coincidencia de dos o más acontecimientos, no relacionados entre sí causalmente, cuyo contenido significativo es idéntico o semejante. Habrás podido concluir, o al menos reflexionar acerca de estas capacidades, especialmente la videncia, que como en todos los órdenes de la vida, aquello que se practica seria y honestamente es sumamente útil y valioso.

La ayuda que puede brindarte un vidente es de las más contundentes que pudieras recibir. Alguien que no conoces, pero que puede hablar acerca de ti, como si te conociera de mucho tiempo atrás, a veces de toda la vida; porque ha podido percibir con exquisita nitidez todas aquellas preocupaciones, temores y alegrías en sensaciones tan personales que al describirlas pareciera que hubiera estado allí presente, contigo en ese preciso momento. Le puedes preguntar sobre cualquier aspecto de tu vida, que a partir de su técnica, criterio y objetividad será como ese rayito de luz que nos lleva directamente al sol, te acompañará en la toma de conciencia, en el retorno a la calma, en aclarar tus ideas, en ordenar tu mente, a que vuelvas a conectarte con tu corazón y a renovar tus energías y tus ganas, para que puedas experimentar un presente más dichoso, mientras te diriges a un futuro más abundante en salud, amor y prosperidad. Consulta a nuestro gabinete y te enriquecerás como tantos otros.

videncia
 
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web
Precio del 806 : Máx. Fijo:1,21;Movil 1,57Euros/min. IVA incl. Mayores de 18 años
93 122 00 07 - En este número puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard